Categorías

User Online

User Online: 1
Today Accessed: 108
Total Accessed: 56638
Your IP: 54.226.179.247
  1. STL Alicante aboga por un comercio on-line seguro. Les facilitamos 10 claves que ayudaran a evitar problemas y desconfianzas en su compras.

Además de ampararse en la legislación que protege las transacciones comerciales electrónicas, los usuarios también pueden seguir algunos consejos para comprar a través de Internet con mayores garantías.

1º Generalmente cuando hablamos  de comprar por internet, siempre genera más confianza que la adquisición se efectué a un comercio con sede en el territorio nacional donde uno reside. Esto no quiere decir que las compras al extranjero sean inseguras, pero el riesgo es menor cuando disponemos de una buena atención posventa en nuestro idioma y facilita la gestión de las garantías.

2º Son muchas las “empresas” que se dedican única y exclusivamente al comercio on-line, esto no las hace mejor ni peor que las demás, pero es más fiable realizar compras cuando el comercio está consolidado en un establecimiento físico abierto al público, en este último caso el cliente se siente más seguro y tiene más opciones a la hora de consultar o reclamar. No obstante si solo fuera un comercio online, la propia estructura de la página web, así como sus contenidos en lo referente a su empresa pueden ser una pista a tener en cuenta.

3º Es aconsejable evitar los comercios que usan el método de “Dropshipping”, por dos motivos fundamentales; Estos comercios suelen carecer del stock anunciado o gran parte del mismo, siendo mediadores entre ustedes y sus proveedores, lo que en ocasiones acaban convirtiéndose en estafas piramidales o en el mejor de los casos los propios clientes actúan como prestamistas de estos vendedores, puesto que en ocasiones retrasan los envíos para jugar con el efectivo ajeno. Además muchos de ellos son particulares desde sus domicilios, que no están dados de alta y participan de una economía sumergida. Por otra parte, por este mismo hecho suele ser un problema reclamar garantías y cuando la cosa se les va de las manos... cierran el portal y a otra cosa.

4º Conviene que la web en cuestión tenga teléfonos de contacto fijos y no solo móviles. Y sobre todo que su actividad comercial esté registrada o dada de alta, para saber a quién se le está comprando y que dicho comercio cumple con sus obligaciones hacia la agencia tributaria y hacia el cliente.

5º Si el comercio tiene dirección física, verificar la autenticidad de la misma y si el pago se realiza por transferencia bancaria, constatar que el titular receptor es el mismo que factura.

6º En caso de notar alguna irregularidad a la hora de hacer o confirmar la compra, ya sea con el proceso de autentificación o por que los datos que figuran no sean los propios, desistir de dicha compra y contactar con el comercio por si fuera un error de la programación de la tienda on-line, no realizado dicha compra hasta que el error se subsane.

7º Si se trata de un comercio con sede comercial física activa, también puede acudir directamente a ellos a través de email o teléfono para gestionar un pedido, el hecho de hablar con el comercio puede resolver dudas y desconfianzas, pero siempre que se formalice un pedido por este medio, solicite un documento proforma o presupuesto con los datos comerciales y fiscales antes de hacer el pago, tras lo cual aconsejamos imprimir y guardar los correos y documentos adjuntos relativos a la compra.

8º  Buscar, antes de adquirir en un comercio por primera vez, opiniones de otros usuarios que hayan comprado con anterioridad en el mismo establecimiento y comenten su experiencia y la solución de conflictos que hayan podido tener. También es importante mantener el navegador actualizado a la última versión. Las últimas versiones de los navegadores más utilizados cuentan con capas adicionales de protección, avisando de posibles ataques de phishing o mostrando en la barra del navegador el certificado seguro SSL de la página web cuando se realiza el envío de datos personales del usuario, como el número de la tarjeta. En el caso de pagar con tarjeta de crédito o débito, hay que asegurarse de que la banca electrónica tenga habilitadas algunas protecciones adicionales, como tienen las tarjetas más empleadas (es el caso de VISA o MasterCard), de forma que sea necesario añadir una clave adicional o un PIN para validar la transacción. En ese sentido, también se recomienda utilizar algunos intermediarios como medios de pago, ya que cuentan con garantías adicionales si hay problemas con el envío del producto. PayPal tiene una plataforma de reclamación en el caso de no recibir el artículo adquirido, en la que se abre una disputa con el vendedor. Si no llega a una solución, se puede elevar la reclamación a PayPal para recuperar el importe de la cuenta del comercio.

9º Si el pago a efectuar es por transferencia o ingreso bancario y tiene algo de trato de con la entidad, puede preguntar a su gestor bancario sobre la actividad de la cuenta, para ver si se trata de una actividad comercial licita, la antigüedad de dicha cuenta, titularidad de la misma y si carece de bloqueos o reclamaciones. NOTA: La entidad bancaria no facilitará detalles de movimientos o dato alguno que vulnere la ley de privacidad, pero al menos le dirá algo así: “Esta todo correcto, no hay problemas, no vemos nada raro o puede realizar la compra con tranquilidad”.

10º Por último, si un sitio web no nos termina de generar confianza, o compramos en él por primera vez, debemos leer las condiciones de utilización, su política de devoluciones, así como el tratamiento que da a los datos personales del usuario. Al hacer la adquisición, es fundamental guardar la copia del recibo de compra o confirmación, que nos mandarán a nuestra dirección de correo electrónico, e incluso imprimir una copia en papel. Tras la confirmación del pago, consulte e imprima su factura desde su panel de control en la web del comercio. Si no tiene acceso a ella, solicítela por email o teléfono, ya que están obligados a facilitarla.